Ara se quiere distinguir entre vivienderas

Germán Ahumada Russek, presidente de la desarrolladora de vivienda Ara, fue contundente: “Es increíble lo que han hecho. Después de cuatro años aún se sigue hablando en el sector vivienda de Geo, Homex y Urbi”.

“Lo que pasa con las vivienderas nos ha afectado muchísimo”, expuso en entrevista realizada después de que se conoció el engaño de Homex, al haber reportado la construcción de 100,000 que nunca edificó.

Ara es una de las cuatro grandes que había en la época de oro del sector vivienda, la única que no ha estado en concurso mercantil y sus accionistas originales no han perdido su control.

En la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cotizan nueve firmas constructoras de vivienda, ocho de ellas a través de la emisión de acciones, Ara, Geo, Homex, Urbi, Sare, Cadu, Javer, Vinte y una, Ruba, a través de la emisión de deuda.

“De los ingresos totales de las nueve, Geo, Homex y Urbi representan 7.5% del total. Y si le sumamos Sare, el total sería de 8.8% de los ingresos.

El año pasado los ingresos del sector fueron de 30,809 millones de pesos, de los cuales Ara tuvo 24.8%, Javer, 22.9%, Ruba, 21.7%, Cadu, 13%, Vinte, 8.9%, y Geo, Homex, Urbi y Sare, 8.8%, entre las cuatro.

Resultados de los problemas de las vivienderas grandes es que el esfuerzo de atracción y atención de los inversionistas se multiplica, según Ahumada.

Los inversionistas nos deben separar, explicó el directivo. Al 2013, año en que estalló la crisis del sector vivienda, la acción de Ara costaba 4.13 pesos; 6.17 pesos por unidad, lo que representa un rendimiento de 49.39 por ciento.

“Se debe distinguir a las empresas, necesitamos hablar más con los inversionistas, que vean nuestros resultados”, expuso el directivo.

Lo mejor del sector

Germán Ahumada Russek destacó que los problemas de las otras empresas no son golpes fuertes, pero son constantes y duelen.

“Hemos tenido el mejor trimestre de los últimos seis años, pero también se estaba hablando del muro, de Donald Trump, del incremento de la gasolina, del Tratado de Libre Comercio”, añadió.

El futuro de la vivienda es bueno, con una población joven, se requerirán 30 millones de viviendas en 25 años, el Infonavit está creciendo y sus montos de crédito, abundó.

Por culpa del entorno, acotó, sin referirse a las otras competidoras que técnicamente quebraron, se han ido inversionistas. Sin ponerle números, dice que hace años 33% de los inversionistas que estaban en ARA era de Inglaterra y Escocia, ahora prácticamente no hay casi nada.

Los números de Ara son buenos: en el último trimestre del año pasado los ingresos y EBITDA crecieron 18.5 y 25.1%, respectivamente, tuvo menores gastos generales, entre otras cosas.

Marco Medina, analista del banco Bx+, expuso en un reciente reporte que la desarrolladora superó ampliamente los estimados del consenso y, ante eso, cambió su precio objetivo para el 2017 a 8.5 pesos por acción, un potencial de repunte de 38.5% contra un esperado de 5.5% del Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores para todo el año.

Incluso, destacó, en su guía 2017 la empresa espera un incremento de 6% en ventas y 8% en utilidad neta, con una generación de flujo libre de efectivo de 450 millones de pesos.

Ara, que vendió el año pasado casi 12,000 viviendas, es, para Roberto Navarro, analista de Signum Research, una empresa que tiene razones de apalancamiento saludables, una mejora en el margen operativo, impulsada por una mejor mezcla de vivienda media y residencial.

“Consideramos que la solidez financiera de Ara, con crecimientos sostenibles en ingresos, un prudente uso de deuda y su enfoque en la generación de flujo de efectivo, posicionará a la empresa como la más sólida del sector vivienda en el 2017”, destacó en un reporte el experto de Signum Research.

Sin embargo, no todos opinan lo mismo. Barclays a principios de mes reiteró que el precio objetivo de la acción de Ara es 6 pesos por título, lo que ahora que está en 6.17 centavos, ya representa un rendimiento negativo de 2.8 por ciento.

A pesar de que el banco reconoce los logros de la empresa, mantiene sus estimados.

“Ara cerró el 2016 con un buen resultado, pero nos mantenemos cautos en el corto y mediano plazo, ya que el incremento en las tasas de interés y el bajo débil incremento del Producto Interno Bruto ponen presión en la empresa y en la industria”, se lee en el reporte financiero.

No obstante, el directivo econoce que el sólido balance de la empresa desarrolladora y lo conservador de la administración podrían ayudarla a “navegar en el escenario de volatilidad que enfrenta”.

La institución destaca que Ara ofrece un limitado potencial de crecimiento, mientras existen mejores opciones de inversión en el sector, como los fibras.

Barclays reconoce que el sector de la vivienda ha mejorado mucho desde la crisis del 2010, pero no están convencidos de la salud del sector y de la oferta que pueden ofrecer a sus inversionistas.

Germán Ahumada habla de las tasas de interés. Sobre el tema explica que en el primer reporte del presente año se verá que vienen noticias positivas, que los analistas extranjeros se alarman con el incremento de las tasas de interés pero se olvidan de los niveles que alcanzaron los réditos.

El directivo de Ara, que tiene más de 50% de las acciones en inversionistas del mercado, comenta que su acción es una buena oportunidad, que va bien y que está barata.

| El Economista

PATROCINADORES

Iniciar sesión - Desarrollado por RE Online Marketing